Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

Reproducción

 

 

 

Aparato urogenital


Todas las aves en general, tienen similar sistema de reproducción. Los machos, presentan en la cavidad abdominal, por sobre los riñones (en mamíferos están situados en un escroto externo) un par de testículos, los cuales bajan e incrementan su volumen cuando se acerca la época reproductora. Esto para lograr la temperatura óptima necesaria para la producción de espermatozoides. Las aves no tienen pene (Ratites, ánades y Crácidos presentan una estructura extroflexible, eréctil y primitiva) y sus espermatozoides deben pasar por epidídimo, conducto deferente y desembocar en la cloaca.

Algunos machos passeriformes presentan en época reproductiva una protuberancia cloacal, que permiten el almacenamiento de los espermatoziodes, facilitando también la cópula. Comienzan su desarrollo 1 o 2 semanas antes del inicio de la reproducción, y alcanzan su máximo desarrollo en 3 a 5 semanas. Estas protuberancias comienzan a disminuir de mediados a finales de la época reproductora. Sólo en algunas especies las hembras presentan una ligera hinchazón cloacal, pero no del tamaño de los machos, salvo excepciones.

Protuberancia cloacal en machos

 

La hembra presenta sólo un ovario funcional, el izquierdo, mientras que el derecho se encuentra atrofiado (excepto algunos falconiformes, en que la situación es inversa). En época reproductiva, el ovario funcional aumenta en volumen. La cópula se realiza con rapidez y reiteradamente. Se acercan las cloacas de los individuos de sexo diferente, fecundando así el macho a la hembra. EL óvulo producido por el ovario funcional, después de ser liverado y fecundado por espermatozoides, pasa por el oviducto, donde se secreta el albúmen (clara del huevo) y luego la cáscara que rodea al huevo. Luego el huevo pasa al útero y posteriormente a la vagina, para desembocar finalmente en la cloaca y producirse la puesta.

Aparato urogenital en las aves

Las hembras en reproducción presentan un parche de incubación con el fin de transferir la mayor cantidad de calor posible a los huevos o a las crías en el nido. En la mayoría de las especies terrestres, son las hembras las que incuban y desarrollan un parche significativo. El desarrollo de este parche, comienza con la pérdida de las plumas del pecho, de 3 a 5 días antes de la puesta del primer huevo. Poco después comienza la vascularización de la zona y la piel se torna más gruesa y llena de un fluido blancuzco. Poco después del abandono de los volantones del nido, disminuye tanto la vascularización sanguínea como la cantidad de fluúdo. Si se efectúa una nueva puesta, se repite el proceso, claro está, sin pérdida de plumas. Estas plumas no se recuperan sinó hasta finalizada la época reproductora. El resto del año la piel del pecho adquiere una aparencia arrugada y grisácea.

Parches de incubación en las diferentes etapas del desarrollo

 

El huevo


El huevo es una estructura formada en el oviducto. En el infundíbulo ocurre la fecundación. Luego la yema pasa al magnum donde se deposiotan las proteínas de la clara como la albúmina. En el tramo siguiente hay un estrechamiento del oviducto llamado istmo donde se agrega agua y se forman las menbranas calcáreas, las cuales su principal constituyente es el colágeno 10, y no la queratina como se pensaba antes. Finalmente hay una porción ancha llamada glándula de la cáscara mal llamada también útero. En este lugar el huevo permanece la mayor parte del tiempo. Por ejemplo, en gallinas es aproximadamente 18 horas de un total de 24. En este tramo se deposita el calcio y se forma la cutícula. La cutícula es una capa de glicoproteínas y posee los pigmentos provenientes de sales biliares que le darán el color al huevo. Es así una estructura autosuficiente, compuesta por a) una cáscara con alrededor de 97% de carbonato de calcio, la cual constituye una barrera mecánica para el paso de microorganismos. Es además una defensa mecánica y un sistema permeamble que permite el intercambio gaseoso entre el embrión y el medio ambiente. b) el albúmen, c) membrana germinativa, d) yema y e) disco germinativo.

 

El nido


El nido es una estructura que se encarga de la protección de los huevos y de los polluelos, especialmente en aves altriciales. Exite una gran variedad de estructuras desde una gran complejidad a nidos tan simples como una depresión en el suelo. Algunas aves cosen hojas con pequeños filamentos vegetales, otros construyen nidos comunitarios donde pueden vivir varias decenas de parejas. Muchas rapaces construyen nidos en forma de plataforma los cuales pueden utilizar durantre varios años sucesivos, pudiendo estos alcanzar grandes tamaños y un gran peso debido a la acumulación paulatina de materiales. Otras especies utilizan sustancias vegetales para construír sus nidos, confiando a la fermentación de estos materiales el calor para sus huevos. El pingüino (Pájaro bobo) emperador recubre con un pliegue del abdómen al único huevo, al que transporta apoyándolo sobre sus patas palmadas para así protegerlo del frío antártico. Aves acuáticas disponen sus nidos flotantes entre los totorales bien escondidos y otras como las de la familia Rallidae hacen un nido en el agua de plataforma con vegetales tan grande y fuerte que pueden aguantar hasta una persona de pie en ellos. Otras utilizan cavidades naturales como huecos de troncos, raíces o cuevas donde colocar sus huevos. Se ha comprobado en algunos grupos de aves que dos hembras pueden depositar sus huevos en el mismo nido. El nido es una estructura que se utiliza de modo casi exclusivo con fines reproductivos aunque en determinados casos se emplee también como lugar de reposo o dormideros. Las influencias del sistema hormonal unido a los cambios fisiológicos que se producen en el cuerpo del animal durante el período de reproducción desencadenan el comportamiento de construcción del nido. La elección del lugar, los materiales utilizados, el timpo empleado en la construcción y la actividad del macho o de la hembra en la obra son distintos en las diferentes especies.

La observación de nidos puede resultar una actividad interesante siempre y cuando se tenga el máximo cuidado y anteponer la protección de los huevos y las crías a la propia curiosidad. Es decir, nunca tocar los huevos o los polluelos en el nido que se acaba de descubrir. Generalmente los nidos no se vuelven a usar en una próxima temporada por lo que se pueden retirar para su estudio una vez concluido el período reproductor.

 

Rito nupcial


Se le atribuye al rito nupcial tres funciones principales:

- Sincronización, coordinación y comportamiento de ambos sexos en el tiempo y en el espacio.

- Mantenimiento del aislamiento reproductor que evita mediante mecanismos de aislamiento pre y postcopulativos la producción o la supervivencia de híbridos interespecíficos.

- Supresión de las manifestaciones comportamentales distintas a las sexuales, como por ejemplo, instintos agresivos.

La ceremonia que precede a la cópula varía dependiendo de la especie. Puede haber un precipitado acicalamiento de las plumas entre los individuos, para luego la hembra encogerse indicándole así al macho que está dispuesta para el acoplamento el cual se realiza inmediatamente a continuación. En algunas gaviotas ambos sexos alzan repetidamente la cabeza emitienso graznidos a cada moviemiento, y luego el macho toma la iniciativa aproximándose a la hembra para tener lugar a la cópula. Otras especies utilizan manojos de hierbas sujetos al pico durante el rito, otros confeccionan verdaderas chozas a base de elelmentos vegetales que en el caso del Pergolero satinado (Ptilonorhynchus violaceus) incluso llegan a teñir de color azul, utilizando con el pico un pedacito de corteza a modo de pincel y como colorante, carbón de leña y fragmentos de frutas mezclados con saliva. En algunas especies, los ritos nupciales se producen en lugares específicos denominados leks, donde los machos se exhiben para atraer la atención delas hembras. Los leks cumplen diversas funciones favoreciendo encuentros entre individuos de sexos opuestos y aseguran fecundación de las hembras por parte de los machos dominantes, que en jerarquía asumen el rango más alto.

Los ritos nupciales significan un gran gasto energético, en especial debido a la fuerte exitación que las acompaña. Sin embargo, su importancia es grande, ya que coordinan y sincronizan los ciclos sexuales, factor escencial para el buen fin de la reproducción.

Varias especies practican la poligamia, comportamiento que en general se encuentra asociado a un hábitat en el que la distribución de recursos es más heterogénea.

La existencia de diferencias en la calidad de hábitat hace que los mejores territorios sean más apreciados por la hembra eligiendo así al macho de aquél territorio, aún cuando éste ya tenga pareja, que la de un macho célibe en un territorio más desfavorable.

Algunas especies practican la poliandría (unión de una hembra con varios machos). En estas especies las hembras tienen el plumaje más vivo que los machos y son ellas quienes toman la iniciativa en las paradas nupciales.

 

subir


Contenidos 
- Aparato urogenital 
- El huevo 
- El nido 
- Rito nupcial